+34 94 648 0632

reciclaje-escolarEra un día cualquiera, de cualquier mes, de cualquier año, que nacieron en cualquier fábrica del mundo Cartuchón y la pequeña Tintan. reciclaje-escolar Todos eran mimos y cuidados para con ellos, les hacían pruebas y más pruebas querían que cuando saliesen de allí fueran los mejores. Cartuchón y la pequeña Tintan se sentían felices, todo era cariño y comodidades a su alrededor.

Un buen día oyeron como decían:"ya están preparados, llegó su momento de salir al mundo exterior".

Se pusieron un poco nerviosos y tristes no sabían que se encontrarían al otro lado de la fábrica, pero también estaban orgullosos porque ya había llegado el momento de demostrar lo que podían hacer. Con mucho cuidado los pusieron en unas bolsas bien cerradas y los metieron en unas cajas de colores donde ponían sus nombres.

reciclaje-escolar

Después los pusieron a todos juntitos en una caja más grande, y un señor muy amable con un bigote muy grande los colocó en un camión, con sumo cuidado de no golpearlos. Así hicieron un viaje por toda la ciudad, llegaron a una tienda muy bonita, allí el señor del camión los bajó. Y el tendero los colocó en una de sus mejores estanterías, para que todo el mundo pudiera verlos bien.

Una tarde entró un señor muy alto y se llevo a reciclaje-escolarla pequeña Tintan a su casa. Allí la colocó en su impresora, y empezó a hacer dibujos con muchos colores para su pequeña hijita rubia, así pasaron los días en los que la pequeña Tintan estaba contenta con el trabajo que hacía.

reciclaje-escolar

Pero un buen día el señor sacó a la pequeña Tintan de la impresora y mientras la tiraba al cubo de la basura dijo:"bueno, pues ya se acabó", allí se encontró junto a peladuras de plátano, naranja y demás restos de comida.... La pequeña Tintan miraba a su alrededor y no entendía que hacía allí, ella no era como ellos. Días antes había visto como al acabarse la botella de zumo, la había tirado junto con más botellas de vidrio en un cubo diferente y se preguntaba porque a ella la había mezclado con esos restos orgánicos; "yo no soy igual a una peladura de plátano" se decía. Aquella noche el señor cerró bien la bolsa y la sacó a un contenedor a la calle. Tintan sentía mucha tristeza y mucho miedo, estaba tan sola, ese no era su sitio, de pronto sintió como llegaba el camión de la basura, que la trasladó junto con toda esa basura al vertedero.

Tintan se puso a llorar, de pronto oyó una voz:

Entonces reconoció aquella voz:

reciclaje-escolar

Por eso amigos debemos ser conscientes y ayudar a que y muchos Cartuchones no acaben mezclados con la basura, hemos de obligar a nuestros mayores a que depositen cada residuo en su lugar adecuado.

Démosle una segunda vida a los residuos, y devolvamos a la tierra todo lo que ella nos da, hagamos que siga siendo un lugar maravilloso donde vivir.

reciclaje-escolar